martes, 11 de octubre de 2011

"Está prohibido pegarle a una persona que usa lentes!!!!"

Venía caminando, regreso a casita y me topé con un tipo abarcando media banqueta, muy cómodamente el señor (jóven, realmente), y, no fue con saña ni mucho menos, pero cargaba miles de cosas y estaba lloviendo y pues al pasar lo golpee... muajajaja qué bueno!!! Ya con el golpe reaccioné y me dió miedo hasta voltear a verlo, qué tal que el condenado reguetonerito me golpeaba???? Ay nanita!!!!

Entre mi pensé: "Pues no me puede golpear, porque soy niña y si eso no es suficiente, traigo lentes y está prohibido golpear a las personas cuando usan anteojos", igual caminé rapidito y con mucho cuidado, no fuera a ser!!!

La idea de que no se puede golpear a una persona con lentes la agarré de la escuela. Verán, asistía yo a mi bachillerato en medio de parques y panteones, con grutas que se comunicaban entre sí, dato que, para nuestro relato, resulta ser más que innecesario, pero me acordé y pues se aguantan.

Entre mis compañeritos había dos niñas que eran todos unos personajes, una de ellas, Saraí, era la más guapa de todas, o al menos, la preferida por los condiscípulos masculinos (uno que otro femenino tambien), guapa, carismática, sonriente y, eso sí, burra para el estudio, como casi toda niña bonitilla-popular.

La otra, flaca, cabello de niño y odiosa como ella sola, mejor conocida como la "Frutástica", por ser "la niña más rara del planeta", en alusión al slogan de la tal bebida noventera*.

Total, como ya he narrado, la Frutástica resultaba odiosa y a cada rato andaba buscando pleito con quien se dejara, hasta que un buen día, hartó a Saraí y que le "canta el tiro", poniendole hasta fecha a la contienda.

Saraí era más bien mmm... pues... frondosona, por decir algo, no gorda, ni siquiera corpulenta, muy bien desarrollada, más bien, y a la otra le encantaba el peleadero pero realmente nunca jamas nadie le hizo frente antes, así que todos sabíamos que ese día, le iban a romper su mandarina en gajitos!!! Yeahhh!!!

La muy esperada ocasión llegó y la mayor parte del salón de clases tomamos nuestro lugar alrededor de un camellonsito, debido a la gracia del diosito de papel, yo quedé en primera fila. Saraí dejó sus cosas y quedó espectante, hasta que la Frutástica salió de la escuela con unos anteojos puestos, pero con la cabeza bien en alto, como si de veras pretendiera defender su honors!!!

Hubo un intercambio de gritadera (que yo creo no estuvo bueno o me acordaría) y de repente, cuando Saraí levantó el puño para dar el primer trancazo, la Frutástica suelta un grito mientras se tapaba la cara lo mejor que podía con ambas manos - "Está prohibido pegarle a una persona con lentes!!! Está prohibido pegarle a una persona que usa lentes!!!!"

Caray!!! Con las ganas que teníamos todos de que se la moquetearan!!! Pero yo creo que hubo algún tipo de conexión telepática con Sarai porque con la frustración tuvo una genial idea!!! Delicadamente tomó los anteojos de la cara de la Frutástica, los colocó en manos de una ñoñita que no atentaría contra ellos (no fui yo, yo sí los habría roto) y entonces sí!! Tómala pichón!!! Pa' moquetiza que le dió!!! La Frutástica nadamás llore y llore diciendo que iba a llegar una patrulla y nos iba a llevar a todos y la otra dándole con todo!!

Fue tan rápido (no por eso menos placentero), que cuando vimos la pobre víctima ya estaba toda desgreñada, le salía molito de su nariz y tenía un ojo moreteadito, nooooo'mbre la felicidad que nos embargó!!!! Y pues ya, tomamos a la ganadora y cada quién se fue a su casita a disfrutar la victoria y una sopa de verduras que nos hicieran nuestras mamases.

Dicen que la Frutástica se quedó allí un ratito, esperando a ver si llegaba una patrulla para poder acusarnos, pero por supuesto que en el pueblo de pacotilla donde estudié con trabajos y llegaba el viento, qué va a estar llegando la patrulla!!!

A todo esto, sigo sin saber si de verdad está prohibido pegarle a las personas con anteojos, pero qué contenta me puse de acordarme de la bonita anécdota de mi juventú... qué diga, niños, digan no a la violencia, es pecado y no se van a ir al cielo!!

Otro día vengo a contar más experincillas de jovenzuelos escolares, como cuando Saraí se convirtió en nuestras propia "Chacala", cuando la Frutástica nos hizo llamar al ABC diciendo que estaba embarazada o cuando quemaron el parque, la pura diversión jujuju!!!

Ahhh!! Qué habrá sido de la Frutástica????

*Disculpen ustedes la resolución, al parecer el refresquito ese no fue tan famoso como para tener disponible un video decente en el youtube U_U

2 comentarios:

protaro dijo...

yo uso lentes y aun así me pegan... pero me defiendo :D

Angye dijo...

No te dejes!!! Dime a quién y yo les pego!!!!! ¬_¬